10 de abril de 2017

En femenino: Hablemos sobre violencia

Al margen del debate de si la violencia es mala o es buena, donde yo digo que un grandísimo depende, hoy vengo a hablar de cuando la violencia o la no violencia se usa como una burda excusa para atacar o bien a mujeres o al colectivo LGBT+, como es el caso del tropo de “Bury your gays” del que nos hablaba Rocío Vega en su blog
Antes de entrar en materia, la mujer cubierta de sangre que encabeza esta entrada es Jane de la película de acción marcial Lady Bloodfight, interpretada por Amy Johnston que interpretó a C-18 en DragonBall: light of hope, un fanfilm con mucho mimo.
La cuestión es que el contexto de esa película es la de muchas películas de acción del mismo género: un torneo a vida o muerte. Lo lógico es que suden, se ensucien y, por supuesto, sangren. En ese entorno es lógico y legítimo que Jane acabe molida, pero… ¿cuándo no lo es? Ahí es a donde quiero llegar.

«Es que con las feminazis ya no se puede tocar a una mujer ni en la ficción»

Al margen de lo repugnante del comentario, que no me lo he inventado, no tiene razón. Muchas y muchos habréis oído quejas de este de canelos que pretenden menospreciar la lucha feminista porque, según ellos, les coarta la libertad de expresión. Sí, bueno, la libertad de expresión de vejar a un personaje de ficción, hasta reducirla a nada, por muy fuerte que esta sea, y que nadie les juzgue. No durante mi guardia.

He escogido como ejemplo a Bobbi Morse, conocida como Pájaro Burlón en los cómics, de la temporada 2 de la serie Agents of S.H.I.E.L.D. En esta escena en concreto ha sido torturada de varias maneras, pero ella lo ha soportado como su entrenamiento dicta. Aunque no está en una posición de poder, en ningún momento pierde la fiereza en la mirada ni la determinación, a pesar de que sabe que puede morir allí. Esta es la diferencia, nadie dice que no puedas someter a tortura a un personaje, sea mujer o no, pero lo que no puedes hacer es humillarlo o abusar de él. 
En esta escena, un poco dura, es torturada mediante el dolor físico, pero nunca se pone sobre la mesa la violación ni se hace para “joder” a un hombre. Esta es la clave, la tortura por su valor como cebo para S.H.I.E.L.D., no por su cercanía a un hombre, es decir, porque machodolor.

«Ahora tampoco podemos matar gays en la ficción»

Del mismo palo que la anterior, homofobia y repulsión aparte, no es así necesariamente. Si tienes un único personaje LGBT+ y lo matas o lo emparejas, pero te matas a esa pareja, igual hay un problema. 
El primer caso de este ejemplo que recuerdo se remonta a Buffy cazavampiros con el personaje de Willow. Estamos a finales de los noventa y principios de los 2000, en este contexto la representación LGBT+ en la ficción era mucho peor que la que tenemos hoy día (aunque tampoco es que hayamos avanzado una burrada). Que una de las protagonistas de la serie sea bisexual era todo un acontecimiento. La relación entre Willow y Tara era preciosa, hasta que bueno, dejo de serlo porque decidieron acabar con ella. Que sí, que no Buffy ni Xander es que tuvieran mucha suerte en el amor, pero al menos sus grandes amores sobreviven a la serie, no así Tara. Este es el problema. 

En los últimos años ha habido más ejemplos, desde el reciente caso de Lexa en Los 100 hasta la única relación homosexual que hemos presenciado de Elliot en The magicians. Y este es un problema. Los personajes no hetero que podemos encontrar no abundan y de ellos, muchos terminan viudos, pero no los personajes hetero. Eso cuando sobreviven, claro, porque tenemos la costumbre de matarlos como si estorbaran.

Violencia contra la mujer

Creo que a estas alturas de sobreentiende, pero en tanto en cuanto no se produzca en un contexto de desigualdad e indefensión, no hay problema. Si la escena no se usa para humillar a una mujer, nadie va a decir nada. 
Puede que ella no sepa autodefensa, muchas personas no saben, pero eso no significa que no vaya a tratar de defenderse con patadas o con cualquier cosa que pueda agarrar. Una lámpara puede convertirse en una maza o un vaso en un cuchillo. Algunos de mis personajes de ficción favoritos no tienen entrenamiento con armas o de autodefensa, pero sé que si alguien las ataca van a responder con todo lo que puedan. Como haría cualquier persona.

El problema no es que un hombre golpee a una mujer en una película, el problema pasa por cómo se trata esa escena. El contexto siempre es importante. Ella puede o no defenderse, pero si se hace para que un hombre la salve, estamos siendo violentos con ella. Si ella es humillada por no defenderse, estamos siendo violentos con ella. Es tan simple como respetar al personaje.

«El negro es siempre el que muere»

Esta frase la hemos oído mil veces en muchas películas y en conversaciones. Con este tema se ha bromeado mucho, pero es serio porque es cierto. El personaje de color del grupo es siempre el que no llega al final de la película. A veces es el mentor, otras un amigo, otras sólo el alivio cómico… El denominador común es que mueren.
Si tu obra tiene poca representación racial, probablemente no sea muy buena idea matar a esos personajes si no es estrictamente necesario. Normalmente se usan como herramientas o como motivación para el protagonista. Otras veces es simplemente apartado porque nunca interesó realmente. 

En resumen, hay que pensar mucho qué es lo que estamos haciendo y por qué. Hay estructuras y recursos que hemos absorbido de una ficción y realidad racista, misógina y homófoba, por eso toca deconstruirse. 
No vale escudarse en la libertad de expresión como hacen algunos autores y creadores de contenido. El “todo vale” no es válido. El “humor es humor” tampoco. Puede que no te ofenda porque no te afecte, pero cuando te ves infrarrepresentado, como si fueras un error o algo que esconder, un objeto que usar, un recurso; en estos casos cada “chiste”, cada “broma”, puede llegar a ser otro clavo en tu ataúd. No lo parecerá, pero es muy serio. Desde el trono del autor hombre-blanco-heterosexual, todo se ve bien, pero cuando no te enmarcas en esa tríada, es cuando lo sufres. Así que menos llorar porque “ay, qué piel más fina tienen” y más coger un maldito remo y empezar a remar.


___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter


Más entradas sobre el trato de las mujeres en las obras de ficción:

5 comentarios:

  1. Buenísima entrada.

    Creo que todo podría resumirse en un "Si tu personaje tiene como única característica el ser mujer/no-hetero/no-causásico estás violentando contra este colectivo" Es esa manía que se tiene por definir a los perosnajes por un solo adjetivo, lo más lumbreras por un par "La chica mala" "El gracioso" "El amigo gay" Que ni profundiza en el personaje ni le da más función que el perpetuar con un estereotipo y, claramente, enfocándonos en el tratamiento de la violencia, también perpetuar la violencia hacia ese colectivo.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. He intentado aplicarlo a la redacción de Meridiano de Sangre. Tengo dudas sobre si sería posible escribirla.

    ResponderEliminar
  3. Es una pena el momento en el que la gente negra o los homosexuales se convierten en cupos de una novela. Por ejemplo, me acuerdo de que cuando veía The Walking Dead (no ha llovido ya ni nada) que cada vez que aparecía un nuevo personaje negro se mataba al anterior y además tú, como espectador, lo veías venir.

    Me ha gustado mucho el post. Enhorabuena (aunque como siempre).

    ResponderEliminar
  4. Eh...te has confundido con Buffy, Anya, el gran amor de Xander, muere al final. Sobre Buffy, Spike si muere, es su interés amoroso al final, y en realidad la única que acaba la serie feliz con su pareja es Willow con Kennedy. Aparte, Whedon SIEMPRE mata a uno de los dos miembros de una pareja feliz o siempre los separa para siempre de algún modo, es enfermizo pero no tiene un sesgo anti lgtb (al revés, Kennedy y es la única pareja que dejó juntas y felices).

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!Acabo de descubrir este pequeño lugar y me parece muy interesante.En las películas de terror,siempre se ensañan más con la mujer que con el hombre(al menos en su mayoría),como si lo tuviesen por norma o algo.Por lo tanto,más violencia.
    Me parece curioso que nadie haya comentado esto de dichas películas..

    ResponderEliminar