20 de febrero de 2017

Worldbuilding: Una ciencia ficción no tan ficticia.

Siempre hablo de la fantasía y dejo otra de las grandes ramas de la ficción fuera del blog: la ciencia ficción. Esto se debe en parte porque muchas de las entradas de esta sección son trasversales, es decir, que tanto da un esquema para el uno como para el otro. Aunque las “separen” miles de años, ambas ramas comparten más parecidos que diferencias. Básicamente por esto no suele hablar específicamente de un género concreto.
Dicho esto, y para compensar la balanza, hoy quiero daros ideas para obras de ciencia ficción basándome sólo en tecnología o logros que o bien ya estamos empezando a trastear, o en un futuro cercano será tan parte de nuestro mundo como lo es Internet o los sensores de movimiento. Otras, en cambio, ya han sido puestas en marcha con mayor o menor suerte. Pasemos a lo interesante:

Tecnología LI-FI:

La tecnología LI-FI o VLC (“Visible Light Communications”) pretende ser la sucesora de nuestras amadas redes WI-FI, pero aún está bastante en pañales. ¿En qué se basa? Bueno, el concepto es que es capaz de permitir la conexión a Internet y, básicamente, el intercambio de paquetes de datos a través de la luz de nuestras bombillas sin necesidad de tirar cable. Se estima que cuando esta tecnología esté operativa al 100% podrá alcanzar una velocidad de 224GB/s. Actualmente, gracias a los experimentos llevados en Estonia, se ha conseguido alcanzar velocidades cien veces superiores a las del WI-FI, esto es, 1GB/s.

¿Por qué os cuento esto? Bueno, pues porque esta tecnología tras ser pulida en nuestro mundo de ficción, puede alcanzar las cotas de desarrollo con las que los desarrolladores han estado fantaseando. Por ejemplo, permitiría la comunicación entre vehículos que circulan por la carretera, autónomos o no, a través de sus focos, de forma que si uno de ellos pierde el control pueda avisar al de detrás para que inicie las maniobras necesarias para evitar el choque. Una máquina reaccionaría mucho más rápido que un ser humano y podría evitar accidentes múltiples.
Por otro lado, resultaría una tecnología no sólo más rápida que su hermana mayor, sino también más segura dado que la luz visible no es capaz de atravesar obstáculos opacos. Sólo habrá conexión allá donde el haz de luz ilumine, pudiendo alterar este haz para enfocar un área mayor o menor en función de nuestras necesidades. En Xataka entran más al detalle sobre esta tecnología y sus implicaciones.

La biónica es una realidad palpable:

En obras de ambiente futurista es habitual encontrarnos con personajes que poseen miembros cibernéticos como es el caso de Del Spooner de Yo, robot, Adam Jensen de Deus Ex o Symmetra de Overwatch. Poderes y demás a un lado, las personas con miembros biónicos son una realidad de la que somos poco conscientes, a pesar de que es el pan de cada día en la ficción.
He podido conocer mucho más de esta parte de la sociedad gracias a Angel Giuffria. Ella, aparte de biónica (qué raro me suena), normaliza desde su cuenta y su activismo la situación de personas que han perdido miembros por accidentes o enfermedades congénitas. En su cuenta podréis encontrar desde sus fantásticos cosplays de Furiosa de Mad Max: Furia en la carretera o de Fiona de Hora de aventuras, hasta memes de ella misma y sus #JustCyborgThings, donde muestra la calibración de su mano izquierda, entre otras curiosidades.

Los cañones Gauss:

No es nada nuevo para la ciencia ficción, ni mucho menos, pero no deja de ser interesante. Es habitual en este género, más si nos acercamos a la Space Opera, usar municiones de energía tipo plasma, pero a menudo solemos olvidarnos de que hay terrores más tangibles como el cañón Gauss. ¿Qué tiene de especial? Es un arma que no emplea “fuego” como es el caso de las pistolas actuales, sino que funciona gracias al electromagnetismo. Simplificándolo, emplea el campo magnético de varios imanes para acelerar un proyectil confiriéndole velocidades increíbles, y por increíbles hablamos de velocidades supersónicas. Si tuviera que escoger un arma para poner en mi nave espacial como batería principal sería esta, pues en el espacio sería aún poderosa debido a la ausencia de atmósfera.
Uso militar aparte, también se puede emplear esta tecnología para enviar artefactos al espacio como es el caso de satélites, sondas, etc…

Cultivo de órganos:

Hace unos años esto podría sonar a película, pero es una realidad bastante interesante. El concepto es “cultivar” órganos en el laboratorio de forma que se puedan usar para trasplante sin necesidad de un donante como tal. Consiste en hacer crecer órganos con células humanas en cerdos u otros animales. Hasta la fecha se han podido cultivar órganos como ojos o páncreas de ratas. Aunque aún estamos lejos de conseguir viabilidad en su trasplante en humanos, sí estamos más cerca del cultivo de órganos para el testeo de medicamentos dirigidos a humanos.
Esto es posible gracias a una técnica de manipulación genética denominada CRISPR que Kurzgesagt nos explica genial en este vídeo, pero que podemos resumir en que nos permite ahorrar meses y abaratar mucho los costes derivados de la manipulación genética. Permite seleccionar genes concretos y replicarlos o modificarlos a conveniencia para nuestros fines. Esto puede llevarnos a curar el cáncer, tener bebés “a la carta”, evitar las enfermedades congénitas o retrasar el envejecimiento, entre otras mejoras.

Entrelazamiento cuántico:

Esta ya es más complicada de explicar. Este fenómeno tan curioso permite que dos partículas estén comunicadas sin importar la distancia entre ellas. Una podría estar en la Tierra y la otra en la galaxia Andrómeda y cualquier acción que ejerciéramos en la partícula terrestre, también sería ejercida al mismo tiempo sobre la otra partícula.
Este fenómeno podría usarse para establecer comunicaciones o envío de paquetes de datos entre distancia de la magnitud de los años luz. ¿Cómo? Bueno… eso ya es más complicado, pero Ciencia de Sofá ha estado teorizando al respecto en su blog.
Es cierto que este sistema no permite el envío de información, pero con algo de imaginación, y mucha documentación, podemos idear un sistema que interprete que X efecto sobre la partícula significa Y dato, tipo código morse. Esto es básicamente lo que usa la Normandía SR2 en Mass Effect para comunicar con el Hombre Ilusorio y con el Almirante Hackett. Mediante este sistema, los sistemas de comunicación interpretan esos estímulos y forman una imagen del interlocutor. Es decir, no envían información como tal, sino sólo pautas.

Los androides:

Conoced a Erika, presentada en 2015, es la sucesora de Asuna, otra androide creada en 2014. Erika mejora a su antecesora en sus dotes para la conversación, siendo capaz de imitar entonaciones y, hasta cierto punto, conversar. Además, es capaz de reconocer y emular los aspectos no verbales de la conversación, llegando al punto de dar mal rollo. Podéis verla en el siguiente vídeo, aunque a no ser que sepáis japonés… pero se entiende la idea. En el vídeo vemos cómo los asistentes le preguntan y ella demuestra que está escuchando y responde de una forma muy cercana a como lo haría una persona real. Muy inquietante todo.
Bueno esto es todo por hoy, si os habéis quedado con hambre, Isla Tintero tiene un buen montón de ideas para obras de ciencia ficción en su blog. Por mi parte, sólo queda preguntaros una cosa: ¿qué descubrimientos añadiríais a la lista? Contadme en los comentarios.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrada, me ha parecido muy curiosa (no sabía de la existencia del Li-Fi).
    Creo que añadiría el tema de la clonación e hibridación (aunque estaría muy relacionado con el cultivo de órganos), hace poco salió la noticia de que habían creado un híbrido de cerdo y humano(detuvieron el proceso casi al inicio).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me lo comentó una compañera el otro día en clase y me puse a investigar sobre el tema, el Li-fi es un futuro bastante cercano.
      Lo pensé, pero quería meterle variedad y la clonación ya es parte de la cultura de la ciencia ficción, un poco demasiado.

      Eliminar