30 de octubre de 2016

#LeoAutorasOct: Conclusiones

El mes se acaba en nada y he querido escribir esta entrada para hablar un poco de mis conclusiones tras dedicar un mes entero a leer autoras. Antes de saltar a ellas, quiero listaros las obras y hablar un poco de sus autoras, porque creo importante saber algo más que su nombre.
Sin más dilación, empezamos:

Janine K. Spendlove:

Además de escritora, Janine K. Spendlove es marine de los Estados Unidos y pilota KC-130. Regresando al mundo literario, es conocida por su tetralogía fantástica War of the seasons, además de haber publicado varias historias cortas en antologías de ficción especulativa como Time traveled times o Athenas’s daugthers.
Por otra parte, es miembro de la asociación de Escritores de Fantasía y Ciencia Ficción de América (“Science Fiction and Fantasy Writers of America”) y co-fundadora de GeekGirlsRun, una comunidad para aquellos que buscan compartir experiencias y pasarlo bien en el mundo friki.

De Janine he leído la historia corta Inbrief publicada junto a la novela del canon de Star Wars Battlefront: Twinlight Company, donde encontramos el desenlace de la historia de Brand. No puedo contar más porque ni esto es una reseña ni quiero destripar la novela origen.
Podéis conocer más de la autora en su página web o en esta entrevista sobre la historia corta Inbrief:

Rocío Vega:

Nacida una noche de eclipse lunar, Rocío ha escrito novelas, novelettes y varios relatos.  Ha publicado en antologías de relatos como Cuando calienta el sol e Instinto animal, además de guionizar el cómic Chrysalis. También ha ganado dos veces el Concurso de Relato Histórico de la Universidad de Granada y el primer premio del Concurso de Relato Gabino Teira. Como guinda del pastel, Rocío es miembro de la tripulación de La nave invisible.

De ella he leído el primer volumen de Horizonte Rojo, una space opera cuya reseña no llegará al blog hasta el 9 de noviembre.
Podéis saber más de la autora en su blog personal o siguiéndola en Twitter.

Diana Wynne Jones:

Fue una prolífica escritora autora de El castillo ambulante y una larguísima lista de novelas que iban desde novelas de fantasía para niños y adultos hasta obras de no ficción.

La elegida fue El castillo ambulante para la lectura conjunta de La nave invisible, que ya reseñé a principios de semana y que podéis leer aquí. Sólo diré que me pareció mucho mejor que la película. He dicho.

Melissa Scott:

Melissa es autora de obras de fantasía y ciencia ficción y co-autora de la saga Astreiant junto a su pareja, la también escritora Lisa A. Barnett.
Sus obras son conocidas por el trato a sus personajes, donde es habitual encontrar personajes queer perfectamente integrados en la obra sin que su sexualidad o identidad de género sea el centro de la obra. Algunas de sus obras, como Shadow man, trata de forma explícita el problema de la identidad de género y la sexualidad. Además, ha escrito novelas sobre los universos de Star Trek y Stargate.
Por otra parte, ganó el premio Josh W. Campbell como Mejor Escritora de Ciencia Ficción en 1986 y varios premios literarios Lambda.

De momento sólo he podido leer la historia corta del canon de Star Wars Mercy mission, que continúa en cierta manera la historia de Gobernadora de Ryloth, Delian Mors, que fue el primer personaje abiertamente homosexual del canon. Además, también sirve de precuela para el personaje de Hera Syndulla, la capitana de la nave Fantasma que lucha contra el Imperio.

Delilah S. Dawson: 

Es escritora de fantasía oscura para adultos y adolescentes con sagas como Blud, ganadora del premio a la Novela Steampunk del Año otorgado por RT Book Reviews. También publicó la saga Geekerotica bajo el pseudónimo Ava Lovelace y Wake of Vultures en 2015 como Lila Bowen.

He podido disfrutar de la historia corta Scorched publicada por Titan magazines en el número 165 de la revista Star Wars Insider, cuya reseña publicaré el día 2 de noviembre.
Podéis saber más de la autora en su página web o en esta entrevista:

Claudia Gray:

Es una escritora de YA sobrenatural, sí, del que estáis pensado, conocida por su saga Evernight. También ha trabajado para el canon de Star Wars con Estrellas perdidas y Bloodline, siendo la primera YA y la segunda adulta, y es considera la mejor escritora del canon, ahí es nada.

Como podéis adivinar, ha sido Bloodline la elegida tras el buen sabor de boca que me dejó su otra novela del canon. Os traeré la reseña de esta novela el 16 de noviembre.



Ahora sí, vayamos a las conclusiones. Estas seis novelas tienen en común que las protagonizan mujeres y estas pertenecen a “minorías” poco o mal representadas en la ficción como norma general.
En mi experiencia como lector estoy harto de encontrarme autores que sexualizan o tratan como trozos de carne a sus personajes femeninos. Que sí, que hay autores que lo hacen bien como pueda ser George R. R. Martin, pero ¿es esa la norma? Lo habitual es que se las use como un recurso narrativo para perfilar a un personaje masculino, ya sea héroe o villano. Pueden aquejar de Síndrome Trinity, de Damisela en Apuros o bien de Mujer en la Nevera.
En cambio, lo que más suelo ver en las autoras que leo, sea o no porque tenga mucha suerte, son personajes femeninos carismáticos e importantes para la trama que son tratados de la misma forma que los masculinos, algo que no es habitual cuando un hombre escribe. Esto ocurre por la denominada Mirada Masculina que Frederika nos explica en esta entrada y que tiende a empapar muchas obras de ficción.

Cuando es un personaje el que desnuda a otro no tiene por qué haber especial problema, lo turbio viene cuando es el escritor el que lo hace. Estas seis autoras sólo te dan los datos que necesitas. Sabes de Sophie lo mismo que sabrías de Howl, ni más ni menos, ni pechos turgentes ni tonterías así. Además, Bloodline está protagonizada por una Leia Organa madura con sus cuarenta y seis años cumplidos. No se muestra como una mujer débil o “mayor”, sino como alguien sí, sabio, pero todavía en activo que no tiene mayor problema en patearse media galaxia para tratar de echar abajo a un cartel de droga o para desplumar a la gente jugando al sabacc. Leia es una veterana de guerra con un carácter fuerte y un hondo sentido del deber y del honor. Por esto, Claudia Gray no atiende a la edad que tiene salvo cuando son personajes más jóvenes como Greer o Casterfo quienes narran desde su punto de vista. No incide ni se deleita en su edad o su físico, sino en su personalidad, porque no aporta absolutamente nada a la trama.

¿Entonces los hombres y las mujeres escriben distinto? Sí, al menos en cuando a los personajes femeninos se refiere, pero no por haber nacido X o Y, sino por el contexto que han vivido y su propia visión del mundo. Como lector he podido ver que las autoras tienden a cuidar y respetar más a sus personajes. Pueden herirlos y hacerlos sufrir física o psicológicamente como Rocío Vega a Kerr o Claudia Gray a Ciena y a Greer, pero nunca las humillan o las privan de su poder en favor de un hombre. No, los límites están en ellas mismas, mientras Greer está limitada por lo que su enfermedad le permite hacer, a Kerr la condiciona su frágil posición de líder y su impulsividad, mientras que para Sophie es la maldición de la Bruja del Páramo. Pero en ningún caso se ven desprovistas del poder que poseían al ser presentadas.

No escriben mejor o peor, pero sí creo que lo hacen distinto por su propio contexto. Dicho esto, ¿creéis que me equivoco? Aquellos que habéis hecho #LeoAutorasOct, ¿tenéis alguna conclusión? Contadme en los comentarios.

PD: Varias voces proponen seguir con esta iniciativa, pero bajo el HT #LeoAutoras. Yo lo haré.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

8 comentarios:

  1. Sí, yo también seguiré con #LeoAutoras y de hecho termino el mes y empiezo el siguiente con la lectura por fin del ciclo de Terramar.

    Y no, no te equivocas, el cómo traten a sus personajes femeninos es lo que suele diferenciar a unos y otras. Hay excepciones, claro, como comentaba con Rocío el otro día con lo de La catedral del mar y El médico, pero la norma, al menos en muchos de ellos, es la de tratarlas entre regular y mal.

    Lo peor además es que es algo generalizado en otros campos. Si supieras la cantidad de novelas gráficas o mangas que no he seguido leyendo por el fanservice gratuito o el maltrato a los personajes femeninos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora, la diferencia no permite realmente saber el sexo de quien escribe. No es tan determinante.

      Yo también he soltado obras o repelido otras por la misma razón. Si sigo "Fairy Tail" es porque lo he soportado más de 500 números y ya me quedo, pero me está costando mucho hacerlo.
      Si te gustan los animes de humor absurdo e impredecible y sin sexualización y con cinco mujeres como protagonistas habituales, y otras tantas secundarias, te recomiendo "Nichijou".

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Pues tomo nota, aunque ahora estoy con algunas relecturas de otros manga y otras veces leyendo cosas de documentación. Lo que más leo de seguido es Fairy Tail, el que también sigo leyendo por lo mismo que tú: son ya muchos capítulos y le queda poco (creo), pero el fanservice empieza a ser muy cansino y casi que ofensivo, como para darte ganar de dejarlo, sí.

      Eliminar
  2. Interesante la reflexión final. A riesgo de que me tiren piedras, también creo que mujeres y hombres escriben de forma diferente por lo que leen, viven y se espera de ellas.

    Creo firmemente que sólo los buenos autores huyen de los estereotipos que se le atribuye a cada sexo mientras que el resto tira a lo de siempre.A veces, aunque duela, no se desvían demasiado en esos estereotipos aunque tenga mucho que ver con la invisibilización de las mujeres. No sé cuántas novelas he abandonado por centrarse demasiado en el romance, cuando es una historia de aventuras, o poner sexo que no venía a cuento porque a mí en concreto no me gustan naaada esas dos cosas. Y estaban escritos los primeros por mujeres y los segundos por hombres. Sin ir más lejos, leyendo Mago y Cristal de Stephen King, introducen el "romance" como una parte importantísima de la historia. ¿Y qué era ese "romance"? Sexo desenfrenado de dos adolescenes que no tienen ninguna conversación profunda. Sexo y cortejo que se nos presenta como el amor más puro y grande del libro. King, como muchos hombres (y sí, generalizo, pero es mi experiencia leyendo) no sabe o no se siente cómo haciendo romance. En cambio, las mujeres no suelen tirar de la opción que tienen muchos hombres, que es eliminar al sexo contrario de sus novelas para centrarlo en la evolución interna de sus personajes y siempre meten al menos a un amigo y sobre todo al interés romántico. Porque es lo que siempre han leído, les han enseñado que les gusta y por tanto la mujer gira alrededor de su chico. Sólo se me ocurre una novela, japonesa para más inri, de fantasía donde varias protagonistas sucesivas no tienen nada que se acerque a un interés romántico (masculino) hasta varios libros después: Doce Reinos. ¿A ti se te viene a la cabeza alguna? Por que de verdad, sin ironías ni nada, que me encantaría leerla.

    Al final es lo que tú dices; hay mierda en ambos "bandos", cosas aceptables y luego obras muy buenas. Un buen autor no sexualizará a mujeres y una buena autora no empoderará a los hombres a costa de las mujeres... ni las sexualizará a ellas, que lo he visto demasiado a menudo. Esperemos que un día este tipo de cosas pueda cambiar.

    Como no hemos hecho el mes de leer a mujeres por problemas de tiempo (no he terminado ninguno de los libros que empecé de mujeres... porque ha coincidido que no son demasiado buenos. Ya me has visto con Captive Prince) no puedo opinar del evento pero me alegra que exista y que se pretenda continuarlo.
    Me quedo con lo de Shadow Man, que me ha llamado bastante la atención, y gracias por mencionarnos :3

    Atte. Rika~

    P.D.: mil perdones por el tocho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tochos son bien.

      Una obra donde las mujeres estén bien representadas escrita por un hombre... Sólo me viene a la cabeza "Canción de hielo y fuego", pero tiene bastantes cosas que podría evitarse... ¡Patata! En serio, no podría afirmar ninguno de forma de forma tajante. Todos los ejemplos buenos son mujeres o tienen buenos personajes femeninos pero una pizca de mirada masculina en algunas partes, como es el caso de "Star Wars: A new dawn" de John Jackson Miller. Quizá me quedaría con esta obra porque es una pizca diminuta y posee tres mujeres diferentes que no son apoyo de Kanan, si no que más bien es al revés pues Hera no necesita ayuda y Rae es una villana bastante interesante y a día de hoy es uno de los personajes más importantes de todo el canon.

      PD: "Shadow man" también me llamó la atención.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Yo no solo creo que no es cierto que escribamos diferente, es que hasta he hecho pruebas. En mis talleres, cuando alguien hacía esa afirmación, me he traído libros de autores y autoras, y leías páginas y capítulos y l@s participantes tenían que intentar averiguar si los había escrito un hombre o una mujer.
    Las razones que daban para elegir autor o autora eran muy diversas (las descripciones del mobiliario, la profundidad de los personajes, solían hacerles creer que el autor era mujer, mientras que si eran escenas más violentas o con lenguaje más crudo, se decantaban por hombres). Yo llevaba 10 libros y nadie acertaba jamás más de dos o tres libros el sexo del autor...
    Si lees un libro sin saber si el autor es hombre o mujer, y está bien escrito, te aseguro que en un 80% de los casos sería imposible que lo adivinaras por la forma en que está escrito.
    Un saludo afectuoso y adelante con ese #LeoAutoras, me parece una magnífica iniciativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hablo de una diferencia que permita discernir escritor de escritora, sino que hablo sólo del trato de las mujeres en sus obras. No creo que, saliendo de ese aspecto, se pueda coger un libro sin autor y saber con certeza si es un hombre o una mujer quien lo ha escrito.
      No creo que escriban tan distinto como para poder establecer diferencias sólidas, pero sí creo que en lo que tiene que ver con el respeto a la mujer de ficción, sobre todo en géneros como la fantasía o la ciencia ficción, las mujeres trabajan más a todos los personajes indistintamente de su sexo y recurren menos a los tropos ofensivos. Me refería sólo en este aspecto.
      Vamos, que opino como tú, pero con este matiz.

      Gracias por pasarte. Un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Yo también voy a seguir recomendando autoras con el #LeoAutoras! Comparto tu opinión sobre lo que has dicho de que si se que se varían los personajes femeninos según si escribe un hombre una mujer. Se suele sexualizar e infravalorar a la mujer en novelas pero es que hay medios donde todavía es muchísimo peor como por ejemplo en el anime y en el manga.

    Aunque bueno, teniendo en cuenta que la sociedad japonesa es muy machista...

    ResponderEliminar