5 de diciembre de 2012

Prosa lírica: Un invitado inesperado

   Llamaron a mi gélida puerta. No había nadie. No espero visita, nadie me visita. Estoy olvidado en esta cárcel de hielo que impide que la oscuridad del exterior entre, por eso mismo sólo ella podría venir a verme. Ella, hace tanto que no la veo... ¿Meses? ¿Años? Realmente no estoy seguro. Ojalá volviera a mi estepario corazón, sabe que aquí siempre tendrá un hogar, que siempre la cuidaré. No fue mi culpa que el paraíso ardiera ante nuestros ojos, ni que el frío y la oscuridad lo marchitaran. ¿Su nombre? No lo recuerdo... ¿Felicia? No, pero era algo similar.


   Volvieron a llamar, ¿será Ella? Abrí la puerta, pero... Ella no estaba, sino que quién me miraba con ojos rojos como la sangre palpitante y me sonreía con su sonrisa conformada por cientos de afilados dientes era mi peor pesadilla hecha carne, de nuevo, ha vuelto... Pensé que ya me deshice de Él, pero ahí está y viene para vivir conmigo, para consumir mis días absorbiendo mi energía vital hasta dejarme sin ella, sin ganas de existir, buscando esa única salida... esa funesta y mortal última salida...

   Ahora entiendo por qué no puedo deshacerme de Él, ambos somos fruto y esencia de este lugar, destruirle sería destruir todo cuanto soy y todo cuanto seré, pero... Ella es la clave para salir de ésta fatídica espiral de dolor y soledad que jamás desee... Vuelve, Felicidad, vuelve.
___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario