27 de octubre de 2012

Prosa lírica: Lluvia

   Llueve. Hace un gran día para pasear, para perderse en uno mismo, para reflexionar. Salgo al exterior y la fresca brisa, combinada con el atrayente olor de la tierra mojada, acaricia mi piel y me susurra al oído con suavidad que todo está bien, que nada malo puede pasar.


   La ciudad está hoy tan silenciosa, ya no huele a nada, es idílica. Solo en los laberintos de asfalto que marcan mi camino, solo en esta jungla de cristal, en este bosque de metal. Solo me faltas tú. Ven conmigo, no temas pues el mundo es nuestro y la lluvia purificará nuestros pecados.
   Ven, dame la mano, bailemos un vals mientras nos disolvemos bajo esta gélida lluvia. Ahora que estamos tan juntos, desearía detener el tiempo y ser sólo nosotros en un infinito vacío temporal. Detener la lluvia y plasmar en un lienzo de ébano este instante perfecto.

   Conforme la lluvia amaina todo se desvanece y se rompe, desapareces de nuevo y me vuelvo a quedar solo. Solo bajo este torrente de tormento, solo en este vasto mundo que hiere mis vítreas alas y me ancla al asfalto. La magia desaparece con la lluvia y sólo quedan sollozos en silencio y nada más.
___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario