15 de enero de 2017

En femenino: Korra, la última y la primera Avatar

Tras la semana de parón, os traigo otro personaje femenino que pertenece a mi lista de favoritos. A estas alturas sobra decir que la entrada contiene spoilers sobre el personaje por eso si sois sensibles a los spoilers vedla primero. 
Korra es un personaje que tiene mucho nuevo en occidente, no sólo es una mujer no-blanca, sino que también es bisexual y esto no es nada habitual en la animación en general siendo ella la protagonista. Aún quedan unos meses para que salga la novela gráfica The legend of Korra: Turf Wars, dibujada por Irene Koh, escrita por Michael DiMartino y publicada por Dark Horse, que continúa donde la serie se quedó, pudiendo así profundizar en la relación que mantiene con otra mujer evitando la censura de la televisión. No os hacéis una idea de las ganas que tengo de tener esta obra en mis manos.

1 de enero de 2017

En femenino: Leia Organa, la libertadora

Leia es uno de los primeros personajes que la gran pantalla nos ha presentado como una mujer fuerte hecha a sí mismo que, aunque no depende de nadie, no tiene problema en pedir ayuda si la necesita. Pero por desgracia su creador, George Lucas, no trató demasiado bien ni a ella ni a la actriz que la interpreta, Carrie Fisher, que la Fuerza esté con ella.

18 de diciembre de 2016

Otros: ¿De qué tiene miedo Star Wars?

¿De qué tiene miedo el canon? Si atendemos a Rogue One y El despertar de la Fuerza podemos encontrarnos con que algo ha cambiado con respecto sus predecesoras. Ahora hay mujeres como Rey o Jyn que son heroínas con su propio pasado. Tenemos mujeres sabias como Maz Kanata y… ya. ¿Es esto todo lo que se puede avanzar? ¿Debemos estar satisfechos de que haya un porcentaje ínfimo de mujeres, aunque estas sean geniales? No, por supuesto que no. Como se ha dicho mil y una veces: puedes criticar un producto y aun así gustarte y disfrutarlo.

Vayamos a la trilogía original, ¿qué tenemos? Una Alianza Rebelde y un Imperio Galáctico en el que parece que no hay mujeres. De hecho, sólo salen dos en toda saga. No, las Twi’lek del palacio de Jabba o Mos Eisley no cuentan para bien, por la diosa.

14 de diciembre de 2016

Relato: Cómo matar a un Sith

3628 años antes de la Batalla de Yavin, Dromund Kaas (Territorios del Borde Exterior).


   La luz azul del hiperespacio iluminaba los rostros ya de por sí azules de las dos chiss que ocupaban el asiento de piloto y copiloto. Dazh estaba sentada en el asiento del copiloto con la mirada absorta en la inmensidad azul, como si fuera capaz de desentrañar algún secreto oculto en ella. En cambio, Gheera, tenía los pies sobre los mandos. Estaba entretenida limpiando una de sus pistolas, a las que trataba como auténticos tesoros, a pesar de ser modelos antiguos. Junto a la silla descansaba un casco genérico con el visor en «T» mandaloriano modificado.
   —¿Qué ha hecho que la gran maestra Ranos se una a la Alianza de Odessen? —preguntó Gheera a su hermana mayor con obvio resentimiento. No la miró en ningún momento.
   Dazh sí se volvió hacia ella. Conocía de sobra ese juego al que trataba de arrastrarla y no pensaba caer en él, de nuevo.

11 de diciembre de 2016

Otros: Los límites del escritor

Todo aquel que escribe, con independencia de la plataforma escogida, tiene un gran impacto en cómo la sociedad es moldeada. Aunque sólo se quiera escribir una historia sobre… yo qué sé, un pueblo que está siendo tiranizado por el poder gubernamental y se levanta en armas. Sencillo, ¿no? La forma en que esa historia sea contada marca precedentes que, como ocurre actualmente con la ficción, puede afianzar una clase de cultura y forma de pensamiento tóxicas. 

6 de diciembre de 2016

Worldbuilding: La importancia de los detalles

Independientemente de si decidimos hacer un worldbuilding pequeño o grande, dependiendo del peso que este tenga en la obra, hay un factor que en ocasiones se olvida haciendo que todo el trabajo previo se vea comprometido. No por nada existe el dicho de que el Diablo está en los detalles.
Cuidar los pequeños detalles de nuestros mundos es la clave para convertir un castillo de papel en una fortaleza. Hay lectores (como este cuervo), que gustan de buscar los cabos sueltos en los mundos creados de cada obra que consume y tirar de ellos para ver si, como en el Jenga, la estructura se desmorona. Como creadores hay centenares de preguntas que podemos hacernos a la hora de elaborar el tejido de nuestro mundo desde las más generales como el tipo de gobierno o los accidentes geográficos hasta aquellos mucho más concretos como si tienen sistemas de alcantarillado o hasta dónde alcanza el avance tecnológico. 

23 de noviembre de 2016

Reseña: Star Wars: Bloodline

Autora: Claudia Gray.
Era: 24 años después de la Batalla de Endor.
Editorial: Del Rey.
Nº de páginas: 342.
Idioma: Inglés.
Precio: 17€ (tapa dura)/ 11€ (tapa blanda).
Género: Space opera.
ISBN: 978-0-345-51136-2.







Sinopsis y primer párrafo:

Cuando la Rebelión derrotó al Imperio en los cielos de Endor, Leia Organa creyó que sería el comienzo de una paz duradera. Pero después de décadas de feroces luchas internas y bloqueos partidistas en el Senado de la Nueva República, esa esperanza parece un recuerdo lejano.

Ahora como senadora respetada, Leia debe lidiar con los peligros que amenazan con estropear esa democracia, tanto desde dentro como desde fuera. Señores del crimen, políticos traicioneros y seguidores del Imperio están sembrando el caos en la galaxia. Desesperados por actuar, los senadores piden la elección del Primer Senador. Esperan que este puesto de influencia traiga un férreo liderazgo a una galaxia dividida.

Como hija de Darth Vader, Leia se enfrenta a la desconfianza de que ella ostente dicha posición de poder, incluso cuando sus partidarios sugieren a Leia para el puesto. Pero un nuevo enemigo puede hacer que este camino sea la única opción de Leia. Desde los confines de la galaxia, una misteriosa amenaza se alza…


—Cuando volvemos la vista hacia la guerra contra el Imperio, hacia las miles de millones de vidas perdidas, a veces parece como si nada nunca hubiera valido el terrible precio que hemos pagado. Pero cuando pensamos en aquellos que murieron durante el conflicto, nos permite recordar que murieron por la justicia. Por la libertad. Por la extraordinaria paz de la que ahora disfrutamos.